No es país para viejos

4
Mar

O mundo. Cada vez hay más noticias sobre lo mayor que se pone la gente y que cada vez vivimos más y más tiempo. En definitiva, ¡no nos morimos a tiempo para ser rentables!

Nuestros mayores salieron a la calle la semana pasada reclamando lo que en justicia les pertenece, en un gesto enternecedor y combativo. Así son ellos. Los abuelos te lo dan todo como si no hubiese un mañana y no se andan con coñas si les tocan las narices. Nada de postureo en el Facebook, ni likes ni dislikes. A la calle, a tocar las narices. ¡Sí, señor! Vivir la posguerra forja carácter, está claro. Luego tenemos los justicieros de “que se jodan por votar al PP”. Bueno, aquí cada uno vota lo que le da la gana, para eso hay elecciones: la Seguridad Social tiene que funcionar independientemente de quien gobierne (llamadme ingenua si queréis).

Desde los años 50 las estructuras del Estado del Bienestar se han instalado en la mayor parte de los países capitalistas occidentales con características más o menos comunes, a saber: sufragio universal, democracia (en contraposición al comunismo), mecanismos para resolver las luchas de clase y un aparato del Estado, que garantiza el bienestar, cada vez más importante. El capitalismo avanzado de tratar de satisfacer dos funciones básicas y muchas veces contradictorias: por un lado, debe crear las condiciones para la acumulación rentable del capital y por otro, las condiciones necesarias para la armonía social. En mi opinión, en esto último los Estados están fallando a cuento de la crisis económica centrándose únicamente en la acumulación de capital.

Ya entonces, después de la crisis del 29 y la Segunda Guerra Mundial se reformuló lo que debía ser un Estado protector, basándolo en las teorías del Estado del Bienestar de Keynes, la estabilidad en las relaciones Este-Oeste y los planteamientos sobre el régimen de la seguridad social de Beveridge, presentados al parlamento británico en 1942. Tengo que decir que me sorprendió que la idea la tuviera un británico, porque en el imaginario colectivo están bebiendo té, jugando al cricket y mirando al resto del mundo por encima del hombro, peeeeero… la mayoría de mis escritoras y actores/actrices favoritos son británicos y Londres es una de mis ciudades favoritas del mundo mundial, así que a todo lo british le doy siempre un margen porque a pesar de eso que llaman comida, tengo debilidad por ellos.

Sin ánimo de ser exhaustiva, las actividades del Estado se pueden agrupar en tres áreas: política social y seguridad social (pensiones de jubilación, sistemas de salud, políticas de vivienda y universalización de la educación obligatoria y gratuita en un nivel básico), regulación del mercado de trabajo y política de pleno empleo (asociación, derecho a la huelga y pleno empleo para garantir la política social) e intervención en la economía y el ciclo económico (fiscalización de la actividad económica privada, política presupuestaria, etc.).

Si queréis leer más sobre este tema os recomiendo este libro: “Sociedad y política. Temas de sociología política”, es muy claro y divulgativo, sin sacrificar rigor ni profundidad.

Como esta noche es la noche de los Oscars y alguien ha decidido que para luchar por la igualdad entre hombres y mujeres con vestirse de negro es suficiente (así fue en los Golden Globes y en alguna otra que no recuerdo), se me han venido a la cabeza nuestros mayores, porque la revolución será en la calle, o no será. ¡El 8M nos vemos en la calle!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies