Todo arte es político

Todo arte es político
22
Feb

A veces es difícil mantener un blog. Exige constancia y sobre todo, tener algo que decir. A veces me pregunto si no será un acto de egocentrismo pensar que uno tiene algo tan importante que decir que tiene que ponerlo por escrito e intentar que llegue al mayor número de personas. En fin, no tengo la respuesta. Después de un año duro a nivel personal, he decidido tomarme esta página virtual como espacio para reflexionar, sin grandes expectativas ni pretensiones. Es decir, “porque sí”. Lo decía Virginia Woolf, necesitamos “una habitación propia”.

Ayer amanecía con una noticia que me sorprendió, un rapero es condenado a tres años y seis meses de cárcel. ¿Qué habrá dicho este chico para cabrear tanto al personal?, pensé para mí. Obviamente, se ha metido con pesos pesados de la política, con sus nombres y apellidos. No se ha andado por las ramas. Pero que es sino el rap. Aunque la actualidad todas las razas y países cantan rap, es un movimiento que surgió en Estados Unidos asociado a la raza negra que vivía en zonas marginales. Hoy día está totalmente integrado en el sistema musical generando grandes beneficios, pero en sus inicios era un movimiento de rebeldía, con letras combativas. ¿Cuál es la frontera entre la canción protesta y la que te lleva a la cárcel? Ahí lo dejo para reflexionar.

Hoy, se ha liado en el campo del arte contemporáneo, en ARCO para ser exactos. Es verdad que siempre lían alguna para dar publicidad, hasta ahí todo en orden. Lo que pasa que hoy también había políticos por medio: se pidió la retirada de una obra de Santiago Sierra por tratar a los políticos catalanes de presos políticos. Si se conoce la obra de Santiago Sierra, más o menos te imaginas que la polémica está garantizada, pero el arte ha de ser más que decoración y en mi cabeza no cabe que haya temas de los que no se pueda hablar o que todos tengamos que opinar lo mismo.

Me preocupa la uniformidad, este deseo de controlar todo lo que pensamos, vestimos, comemos… “por nuestro propio bien”. Se ha creado tal ambiente de bizarrismo que los propios ciudadanos demandamos cada vez más leyes y más control. Si nieva, porque nieva, si llueve, porque llueve, y yo me pregunto, ¿dónde se ha quedado nuestra responsabilidad como ciudadanos? ¿Por qué esperamos que una ley resuelva todo en vez de pensar por nosotros mismos? ¿Por qué admitimos con tanta ligereza que se nos diga qué podemos ver o qué música oír? ¿No podemos ir a ARCO y si vemos algo que no nos gusta o que nos desagrada, simplemente pasar de largo? ¿Tenemos que censurarlo e impedir que los demás también lo vean? ¿A qué viene tanto paternalismo?

En fin, reflexiones. No me quiero poner apocalíptica, yo siempre he sido más bien de los integrados, pero esta semana me lo han puesto complicado. ¡Buenas noches!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies